Saco Oliveros

Opinión

El corazón de Perú

By

on

Escribe: Daniel Lazaro Rojas (@Daniellazaro26) / Foto: FPF

Cuando Gallese atajó el penal de Suárez, Perú vibró de alegría, quizás porque los corazones blanquirrojos presagiaban que algo épico ocurriría, tal vez, porque veían de cerca la clasificación, a la cuál se aferraron con vigor aún tras un escenario tenebroso como la dura derrota ante Brasil, lo cierto es que dirigidos por su corazón, los guerreros incaicos junto a todo el país, fueron al frente y no se detuvieron hasta que Flores, después de vencer a Muslera, celebre dando gritos llenos de euforia, dicha y ventura.

No fue un partido fácil. No tenía porque serlo. Uruguay, rival de jerarquía, fue el que más propuso y nos superó en muchos pasajes del encuentro pero nunca pudo vulnerar nuestro corazón, que en base a orden, buen trabajo defensivo, concentración y equilibrio, supo competir, haciendo todo lo posible por defender nuestra bandera.

Fue ahí donde Zambrano apareció transmitiendo seguridad, confirmando que nunca puede faltar en el once, Guerrero saliendo del área, apoyando en la marca, recibiendo faltas, Gallese respondiendo las embestidas charruas, así los 90 minutos se extinguían.

Era el turno de los penales. Nadie en Perú falló. Anotaron todos. En Uruguay erró Luis Suárez y la ‘blanquirroja’ selló su clasificación a semifinales.

Las lágrimas del crack del Barcelona y las declaraciones del maestro Tabárez, permiten comprender la grandeza uruguaya. El fútbol es así.

Guerrero abraza y besa a Gallese, Flores grita tras vencer a Muslera, en las tribunas júbilo y algarabía, en el vestuario se entona el “Contigo Perú” con mucha fuerza. El final es emotivo y precioso.

Si el corazón está presente en cada batalla continuaremos escribiendo versos primorosos, inspirados por la ilusión de todo un país, motivados por la fe de un grupo que puede enfrentarse al dolor más grande y a la vez, ponerse de pie para decirle al mundo que uno de los cuatro mejores del certamen continental se llama: PERÚ.

Recommended for you