Saco Oliveros

Opinión

Eres nuestro Guerrero…

By

on

Escribe: Daniel Lazaro Rojas (@Daniellazaro26)

Estaba por salir para realizar una entrevista y recibí la noticia. No había nada en redes sociales aún y decidí antes que todo, preguntar a algunos de mis amigos y colegas (periodistas). Mientras lo hacía, sentía que el miedo se iba apoderando lentamente de mí.

El momento de la confirmación llegó y me costaba resignarme, no es fácil aceptar la realidad (30 días de suspensión) cuando sabes que la misma está construida con injusticia. Paolo Guerrero. Él no, por favor. Él no.

Es durísimo. Es imposible no llorar, no sentir impotencia, rabia, no desmoronarte, no tener esa sensación desesperada de ver a Paolo, abrazarlo y decirle: Te creemos, te bancamos y estamos a muerte contigo nuestro ‘Depredador’, nuestro Guerrero.

Al mismo tiempo, me duele ver tanto comentario ingrato de gente que no puede ser peruana, increíble la facilidad y ligereza no solo de información, sino de calificación, qué fácil ponen rótulos y sentencian. Qué fácil es matar al que un día hizo llorar de alegría a nuestra hermosa Patria.

Estoy viendo esta imagen y mientras escribo estas líneas es imposible no derramar unas cuántas lágrimas. Cómo cuesta seguir cuando la pena es más grande que tú, cuando el fútbol es tu estilo de vida y vez que ataca a uno de los tuyos y por más que quieres, no puedes darle la mano y salvarlo.

Yo no me puedo olvidar, que por su gol estamos cerca de nuestro más grande sueño como país. Yo no me puedo olvidar que por su entrega y corazón viví los días más felices de mi vida. Paolo, aún nada es seguro. Confiamos en que esta tormenta cesará. Pero, pase lo que pase, no dejes de mirar al cielo y aferrarte a Dios. Él es justo.

Cuando pienses en el lugar que te vio nacer, solo cierra los ojos y siente a tu gente, a tu bella madre, a tu familia, a tus fieles hermanos e hinchas. Todos queremos llorar contigo. Todos queremos reír contigo. Todos queremos abrazarte. Pero sobre todo, el Perú anhela que cuando abras los ojos, sonrías y te quedes con este sentir que sale desde lo más profundo de su corazón: “ERES NUESTRO GUERRERO”.

Recommended for you